Los achaques de la humedad en Yucatán y que hacer al respecto

0
170
El permitir que tus muros “respiren” puede ayudar bastante para prevenir acumulaciones de humedad. Foto: Lee Steele

Hay muchas cosas fantásticas acerca de la vida en Yucatán, pero la humedad extrema no es una de ellas. Durante los días particularmente bochornosos es imposible mantenerse fresco y seco incluso cuando uno acaba de salir de la ducha o alberca. Independientemente de la incomodidad, la humedad puede traer problemas de salud para personas con alergias y otras condiciones médicas. 

Aunque no existe ninguna solución mágica la cual pueda resolver el problema de la humedad, existen algunas opciones para mejorar la situación.  

Los aires acondicionados y deshumidificadores son ideales para espacios pequeños. Sin embargo, si lo que quieres es hacer que toda tu casa se sienta más cómoda, lo mejor es consultar con un arquitecto.

Hace poco platicamos con el arquitecto Orlando Franco de FMT Estudio, quien nos compartió algunas sugerencias para combatir la humedad.

El arquitecto Franco nos cuenta que una de las cosas más importantes que todos tenemos que entender es que toda construcción en Yucatán es susceptible a la humedad. A menudo sus clientes se quejan del moho en sus muros y suponen que algo salió mal durante la construcción. El moho es ciertamente desagradable, pero bajo ciertas circunstancias es inevitable. 

“Mucha de la humedad que sentimos en Yucatán viene del subsuelo. Aquí en la península estamos sentados justo arriba de una gran cantidad de agua subterránea. Toda esa humedad tiene que ir a algún lugar y ese lugar tiende a ser nuestros muros y techos”, nos recalca el arquitecto Franco. 

La situación empieza a salirse de control cuando un exceso de lluvia satura la piedra caliza del suelo y empieza a elevarse en forma de bochorno. Esto inevitablemente resulta en muros y techos mojados y machados. 

El exceso de lluvia y humedad puede causar goteras incluso en estructuras en perfecto estado. Foto: Carlos Rosado van der Gracht

El arquitecto nos comenta que cuando se trata de casas viejas, una de las mejores cosas que podemos hacer es permitir que los muros de mampostería respiren. Esto se logra dejando partes del muro sin acabados o pintura. Escogiendo estas áreas estratégicamente podemos aliviar bastante el problema de la humedad en los muros, y hasta se ve bien. La desventaja más grande es que la mampostería expuesta tiende a crear bastante polvo.

Cuando estamos diseñando una casa nueva desde cero, es importante siempre considerar factores como son la luz y el flujo de aire. Esto lo podemos lograr construyendo techos altos y colocando puertas y ventanas en lugares estratégicos.

El peor enemigo de la humedad es la luz y la  circulación del aire. Por lo tanto una de las mejores cosas que podemos hacer para combatir el bochorno en nuestros hogares es construir espacios amplios los cuales favorecen el flujo natural del aire y la entrada de la luz del sol. Recuerda que el sol es el mejor desinfectante. 

Siempre es una buena idea hacer un espacio en tu presupuesto para la impermeabilización de techos, ya sea que estés construyendo una casa nueva o remodelando una existente. El primer paso es siempre limpiar bien el techo y componer cualquier grieta o imperfección que pueda existir. Después se aplican, una por una, tres capas de sellador especial para techos. Dependiendo de las características de tu techo, puede ser recomendable aplicar también una maya impermeabilizable la cual ofrece un grado de protección adicional.

Además de ofrecer protección contra la humedad, la impermeabilización también puede resultar en un ahorro considerable de energía. Foto: Cortesia

Si todo lo anterior falla, solo repite el mantra de los Méridanos “Si no fuera por el calor, la humedad y los mosquitos, todos quisieran vivir aquí y Mérida sería tan grande y caótica como la ciudad de México”.

Sin duda alguna, todos los lugares tienen problemas muy propios.